Luis Ángel Cera Díaz, de 34 años; y Jorge Armando Barrios Collante, de 40, asesinados en Sabanagrande.
Cortesía
2 Dic 2022 09:40 AM

Noche caliente en Atlántico: cuatro personas fueron asesinadas a bala en menos de una hora

Diana Carolina
Navarro González
@nanalacrespa
Un doble crimen en Sabanagrande, una mujer asesinada en Palmar de Varela y otro persona más en Polonuevo.

La noche de este 1ero de diciembre estuvo álgida en materia de criminalidad en el departamento del Atlántico debido a cuatro homicidios registrados, casi en simultáneo.

El primero de los casos ocurrió sobre las 7:50 de la noche, en el barrio Libertador, del municipio de Sabanagrande, donde se registró un doble crimen.

Las víctimas fueron identificadas como Luis Ángel Cera Díaz, de 34 años; y Jorge Armando Barrios Collante, de 40, ambos de oficio mototaxistas.

Le puede interesar: En Barranquilla, delincuentes atracaron bus y un pasajero entró en pánico y se lanzó a la carretera

La información preliminar entregada por la Policía del Departamento del Atlántico señaló que ambos hombres se encontraban en la parte trasera de un motocarro en la zona, cuando sicarios en moto los abordaron, el parrillero sacó un arma de fuego y les disparó en repetidas ocasiones. Una de las víctimas murió en el lugar de los hechos, mientras que el otro falleció en el hospital municipal.

La Policía del Departamento del Atlántico, en cabeza del coronel Jhon Jairo Urrea, sub comandante, señaló que al parecer, la hipótesis en este doble crimen obedecería a problemas personales de una de las víctimas.

"Según los testimonios recibidos por familiares de una de las víctimas, esta persona había sido víctima de amenazas por otras personas las cuales ya están identificadas y en la investigación en conjunto con la Fiscalía establecer si esas personas fueron las determinadores en este hecho de sangre. También hay que decir que la muerte del segundo hombre fue un daño colateral por la cercanía con la primera víctima, ya que no había relación alguna entre ambos", sostuvo.

A su turno, Gustavo De la Rosa, alcalde de Sabanagrande señaló que se reforzarán las medidas se seguridad para evitar que estos hechos ocurran nuevamente y así mismo, se evalúa la prohibición del parrillero hombre en la población.

"Estaremos ofreciendo recompensas por información sobre los responsables y también se buscará prohibir la circulación de motos con parrillero hombre en el mes de diciembre tratar de frenar las acciones criminales".

 

Militarizado por 10 días

En Polonuevo también se registró el homicidio de Dustin Lara Ariza, de 25 años, sobre las 7:37 p. m., en la calle 8 con carrera 7, del barrio Camilo Torres, justo a las afueras de su vivienda, hasta donde se desplazaron desconocidos que se movilizaban en una motocicleta.

Familiares de la víctima mortal lo auxiliaron y llevaron hasta al Hospital Municipal, donde ingresó sin signos vitales.

Sobre este hecho de sangre, el alcalde municipal Edgardo Martes, indicó que la hipótesis está relacionada con una retaliación por una pugna entre bandas, razón por la cual pidió la intervención del Ejército Nacional.

"Nosotros llamamos al coronel del Ejército para que pedirle su ayuda, estarán acompañándonos por los próximos 10 días para garantizar la seguridad en el municipio", señaló.

Le puede interesar: ¿Qué tal la joyita? Cayó en quilla, francés reclutador de personas para llevar droga a Europa

 

Entraron hasta su habitación

El otro crimen que sacudió el departamento anoche fue el de una mujer venezolana en Palmar de Varela, identificada como Mairene Coromoto Piñate Rodríguez, de 25 años y apodada como La Mona, quien tenía dos años de residir en esa población.

Su crimen se registró hacia las 8:25 de la noche, cuando la mujer se encontraba en la habitación de la casa donde vivía. Hasta ese lugar llegaron dos hombre en moto, uno de ellos ingresó hasta el cuarto y le disparó en el pecho.

Cometido el crimen, los victimarios se dieron a la huida, mientras que Piñate Rodríguez fue trasladada al Hospital Municipal de Palmar, en donde posteriormente falleció debido a la gravedad de las heridas que recibió a la altura del pecho.