Quiere salir adelante y pidió una nueva oportunidad
Alias “El gato” por fin fue atrapado por la Policía en las últimas horas, el hombre no aguantó la presión de las autoridades y terminó pidiendo perdón
Policía de Metropolitana
5 Mar 2020 05:59 AM

Atraparon al “Gato” quien maulló arrepentido y juró no volver a robar

Orlando
Ramos Esalas
@ramosesalas
Lo agarraron y se arrepintió de sus malas mañas, además juró no volverlo hacer nunca más

Alias “El gato” por fin fue atrapado por la Policía en las últimas horas, el hombre no aguantó la presión de las autoridades a quien terminaron imponiéndole un comparendo tal como lo establece el Código de Policía, por andar robando en casas de los barrios La Castellana, Chipre, Contadora y otros aledaños.

Le puede interesar: Dos muertos por ataque de abejas en Sabanalarga, Atlántico

Este hombre, cuyo nombre de pilas es Luis Daniel Páez Reyes, mostró ante los uniformados de la Metropolitana, maullidos de arrepentimiento expresó, “Sargento, quiero ser una persona de bien, quiero cambiar, ya no lo voy a volver a ser”. “El Gato”, de acuerdo a los habitantes de los barrios señalados, es todo un experto abriendo puertas y ventanas al mejor estilo de los chachos de las películas de acción, quien con su sagacidad venía abriendo cuanta puerta y ventana se le cruzara en el camino.

 

Las malas mañas de El “Gato”, que no era el de las botas y ni mucho menos el volador, quedaron registradas en cámaras de videos de las viviendas donde cometió los robos, mostrando su habilidad para burlar la seguridad de las viviendas en el menor tiempo posible, metiéndose y tumbandose los objetos que encontraba a su paso, lo que tenía desesperada a la gente de los barrios, que ya ni podían dormir tranquilos al sentir cualquier ruido.

Le puede interesar: Funcionarios de la Fiscalía rechazan decisión de juez que ordenó arresto contra un fiscal

Ahora Luis Daniel Páez Reyes, alias “El Gato”, pide una nueva oportunidad para cambiar de vida y salir adelante, lo que se convierte en un ejemplo para muchos delincuentes que cuando se quiere, se puede. Esperemos que el arrepentimiento sea verdad y el hombre busque un oficio legal donde se gane la vida honradamente.