Sitio donde ocurrieron los hechos
Cortesía
10 Ago 2022 04:48 PM

Formulan cargos contra funcionarios de Findeter por obras de alcantarilla en MaríalaBaja

Carolina
Sarmiento Casadiegos
@carocasadiegos
La Procuraduría General de la Nación evidenció irregularidades en las obras de alcantarillado del municipio de Marialabaja Bolívar.

El órgano de control dio a conocer que se generaron deficiencias en el diseño y en el proceso constructivo, por lo que formuló pliego de cargos contra Luz Marina Casallas Alarcón, en su condición de funcionaria de Findeter y supervisora del contrato de interventoría, y Jaime Buenaventura Quintero Sagré, representante legal del Consorcio HICON e interventor del contrato, para la época de los hechos. 

El líder comunal del municipio de Marialabaja se refirió a esta decisión de la procuraduría.

“Resulta que el alcantarillado del municipio de Marialabaja desde el momento de su construcción de la tubería utilizada para la conexión de aguas servidas no fue la más adecuada, en este momento la administración de turno no tomo  las cartas en el asunto para evitar  que esta situación hoy se convirtiera en un  problemas de saneamiento básico en la comunidad hoy estamos viviendo situaciones tan difíciles como desbordamientos  de agua servidas en la calle”, añadió el líder comunal de municipio. 

Puede ver: Los peajes internos deben ser desmontados: Asociación de Transportadores de Bolívar

La investigación señala que Casallas Alarcón y Quintero Sagré habrían certificado como recibida a satisfacción la construcción del alcantarillado sanitario que supera los $18 mil millones, pese a que la obra no habría sido ejecutada a cabalidad. 

El líder añadió 

“La construcción de este alcantarillado no conto con las presentaciones, o sea, el primer momento de la construcción comenzó a tomar un vestido diferente al de construir una alcantarillado que realmente suplieras las necesidades de esta comunidad". 
 
Puede leer: Que poco de boletas de rifas chimbas le decomisaron a un hombre en carreteras de Bolívar

Las conductas endilgadas a los entonces supervisor e interventor del contrato fueron calificadas provisionalmente como falta gravísima cometida a título de culpa grave y culpa gravísima, respectivamente.