Tendido en un piso quedó el cuerpo sin vida
Los mataron cuando comía fritos en una mesa del barrio Villas de la Candelaria
Cortesía
17 Mar 2020 06:59 AM

Lo mataron a balazos cuando comía en una mesa de fritos

Orlando
Ramos Esalas
@ramosesalas
Disparos alteraron la tranquilidad del barrio Villas de la Candelaria, el resultado, un muerto y el inconformismo por la inseguridad

Cuando el reloj marcaba las 7:30 de la noche de ayer lunes, a un hombre  lo asesinaron a balas delante de los demás clientes de un puesto informal de venta de fritos, ubicado en el barrio Villas de la Candelaria en Cartagena. Las autoridades aún no revelan su identidad para saber de quién se trata.

Le puede interesar: Cartagena restringe ingreso a playas y al centro histórico por coronavirus

El hecho alteró el ambiente en el sitio provocando que cada quien buscara la forma  cómo protegerse al sentir los disparos para no ser alcanzados por los proyectiles. Una vez cumplido el cometido por los pistoleros, que de acuerdo a varias personas que se encontraban a pocos metros del lugar de los hechos,  según eran dos los hombres los que le quitaron la vida a esta persona, los cuales aprovecharon el aturdimiento de la gente para escapar, mientras el cuerpo de la víctima quedó tendido y boca arriba en el piso y sin vida, su muerte fue inmediata.

 

Las características físicas del muerto son: de tez morena, con una estatura aproximada de 1.80cm, delgado, quien vestía un jean azul claro desgastado con un suéter color azul más fuerte que tiene una estrella roja al frente. Al lugar llegaron las autoridades para atender la situación, haciéndole la inspección técnica al cuerpo para luego llevarlo a la morgue de Medicina Legal en el barrio Zaragocilla. 

Le puede interesar: Alerta en el gremio hotelero del Atlántico por cancelación de reservas por Coronavirus

Al término del proceso forense, de inmediato iniciaron las investigaciones para tratar de esclarecer este nuevo homicidio en Cartagena. Entre tanto las voces de rechazo por la comunidad sobre la inseguridad de este barrio, no se hicieron esperar; dicen que esa zona parece una misma corraleja, vendedores ambulantes por doquier, equipos de sonido a altos volúmenes, todo esto hace que la percepción de inseguridad cada día aumente, donde se ven a muchas personas que no son del vecindario en las esquinas.
 

La multitud de curiosos no se hizo esperar en el lugar de la muerte
Como dice el dicho "después de la tormenta viene la calma". Apenas dejaron de sonar los disparos, los curiosos llegaron al sitio para ver de quien se trataba.
Cortesía
Fuente
Alerta Caribe