Los menores son atendidos en centros asistenciales.
Archivo
6 Nov 2020 07:10 AM

Cinco niños se intoxicaron tras ingerir raticida en Malambo (Atlántico)

William
Vargas Velasco
@WillVargas05
Las autoridades adelantan la investigación para tomar las medidas correspondientes.

En la clínica Adelita de Char de Soledad y en el hospital de Sabanalarga permanecen cinco niños entre los 4 y 11 años, miembros de una misma familia, luego de resultar intoxicados cuando ingirieron raticida cuando jugaban en la terraza de su casa en el municipio de Malambo, área metropolitana de Barranquilla. 

De acuerdo con la secretaria de Salud de Malambo, Dary Luz Castaño, los niños son hermanos y primos que se encontraban jugando, al parecer, sin la supervisión de un adulto al momento que ocurrió el hecho. 

Le puede interesar: Menor de 8 años presentó lesiones en su ojo izquierdo por quemadura con pólvora

Son cinco niños entre 4 y 11 años, dos primitos y tres hermanitos que estaban jugando a la comidita y encontraron el veneno para ratas y pensaron que era condimento por lo que se lo echaron al arroz”, explicó la funcionaria. 

Minutos después de ingerir el veneno presentaron síntomas como vómitos, dolores estomacales y sus familiares se percataron que habían utilizado el raticida por lo que procedieron a llevarlos a los centros asistenciales. 

Cuatro de ellos se encuentran estables de salud, solo una niña de 4 años es la que está más afectada y está siendo atendida en el hospital de Sabanalarga. Los niños presentaron vómitos y dolores estomacales tras ingerir en poca cantidad el veneno”, dijo la secretaria de Salud de Malambo.

Por el estado de la salud de la niña de cuatro años, los médicos realizan un constante monitoreo para intentar desintoxicarla y no sufra complicaciones por el raticida.

Las autoridades adelantan la investigación para establecer las responsabilidades de los padres y tomar las medidas correspondientes por el hecho. 

“Una vez supimos esta situación se activó la ruta con la Policía de Infancia y Adolescencia, y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para tomar las medidas necesarias ante estos hechos lamentables”, señaló Castaño.

Aprovechó para hacer un llamado a los padres de familia para evitar estas situaciones accidentales con los niños. 

“A los padres de familia les decimos que tengan más cuidado con sus hijos porque ellos viven en un mundo de juegos y no tienen el conocimiento del peligro. Estos elementos como el veneno no deben estar al alcance de los niños, deben ubicarlos en lugares altos”, resaltó la jefe de la cartera de Salud. 

Fuente
Sistema Integrado de Información