Imagen de referencia.
Cortesía Triple A.
28 Ene 2021 07:02 PM

Procuraduría inhabilitó por 18 años a exgerente de la Triple A de Barranquilla

El ente de control le impuso una multa a Ramón Navarro Pereira de $722.430.308.

La Procuraduría General de la Nación sancionó e inhabilitó por 18 años, en decisión en primera instancia, al exgerente general de la Sociedad de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Barranquilla, Triple A, Ramón Navarro Pereira, al "aprobar, certificar como recibidas y disponer el pago de órdenes de servicios que no fueron prestados". 

El órgano de control también impuso multa por $722.430.308 a Navarro Pereira, al establecer que permitió que Larco Limitada se apropiara de $361.215.154 provenientes de la empresa Triple A, dinero el cual dejó de recibir el Distrito de Barranquilla por concepto de utilidades y regalías en la vigencia 2015.

Le puede interesar: Toque de queda y ley seca para los próximos tres fines de semana en el Atlántico

Por otro lado, el Ministerio Público demostró que las órdenes de pedido realizadas a la empresa para el transporte de carga y de residuos sólidos, carecían de una necesidad real, e indicó que “no existe ninguna evidencia de que dichos servicios se hubieran prestado”.

Además, de acuerdo con el órgano de control, "no obedecieron a requerimientos originados de las gerencias Administrativa, de Operaciones, Comercial, la Dirección de Procesos Administrativos, ni la Subgerencia de Aseo, que eran las directamente relacionadas con el objeto". 

Lea también: En Isabel López no durmieron esperando le venida del Señor Jesucristo

Contra el fallo, el apoderado del exgerente de Triple A presentó recurso de apelación, el cual será resuelto por la Sala Disciplinaria de la Entidad. 

Cabe recordar que en marzo del año 2018 Ramón Navarro aceptó su responsabilidad por los delitos de enriquecimiento ilícito de particulares, administración desleal y falsedad en documento privado, lo que tiene que ver con la apropiación ilícita de más de $27.000 millones, en hechos ocurridos entre los años 2012 y 2015.

De esta forma, de acuerdo con la Procuraduría, la aceptación de los cargos sería considerada como prueba de los pagos irregulares.