Piden acciones por parte de la Administración Distrital
Aseguran que son cientos de familias que dependen de esta labor
Cortesía de la comunidad
22 Sep 2022 03:18 PM

Recicladores en Riohacha en huelga de hambre por cierre del botadero de basura

Evelin Adriana
Barrios Florez
@EvelinBarriosF1
Aseguran que más de 200 familias se encuentran afectadas

Luego de más de un mes de que la Corporación Autónoma Regional de La Guajira ordenara el cierre del botadero de basura en Riohacha, el gremio de recicladores de la ciudad en las últimas horas decidió declararse en huelga de hambre, asegurando que más de 200 familias se encuentran afectadas por esta decisión.

Informaron que el cierre de la celda transitoria del botadero ha vulnerado sus derechos al trabajo y al mínimo vital, afectando los hogares que dependen de este ejercicio.

Hay que mencionar que los motivos que determinaron el cierre fueron el conjunto de medidas preventivas que impuso Corpoguajira sobre la empresa Interaseo, por supuesto mal manejo ambiental que ha ejercido está con respecto a la actividad de disposición final de los residuos sólidos.

Le puede interesar: Asesinan a líder social en corregimiento de Palmor de la Sierra Nevada

“Somos padres de familia, madres cabezas de hogar cuyos hijos dependen de esta labor que hoy es nuestra única fuente de empleo y a pesar de que ya se van a completar dos meses del cierre aún no nos brindan un plan emergente que nos permita seguir laborando”, expuso Mayerlín Carrascal, recicladora de hace más de 10 años en el Distrito.

En este sentido, exigen la intervención del Gobierno Nacional, por medio del Ministerio de Trabajo, de Vivienda y Territorio, Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, para establecer en conjunto con la empresa Interaseo y la Administración Distrital de Riohacha, las acciones afirmativas que permitan la garantía de los derechos fundamentales violentados.

Lea también: Declaran calamidad pública en Santa Marta por el invierno

Indicaron que durante décadas los recicladores de oficio han ejercido la labor del reciclaje en la ciudad, recolectando hasta 3.000 toneladas anuales de residuos sólidos aprovechables, logrando ser reconocidos por la Corte Constitucional elevándolos al rango de sujetos de especial protección, debido a que su actividad protege la ciudad de la proliferación de vectores que propagan enfermedades, evitan el colapso del botadero a cielo abierto y son el soporte del equilibrio  ecológico y medioambiental de la ciudad.