El kilo de ganado bajó 4 mil pesos.
El ganado se muere de hambre en Ayapel.
Cortesía/Ganaderos
13 Ene 2022 12:28 PM

Alerta máxima en Córdoba por muerte de más de 3.000 reses

Jairo Alonso
Pérez Delgado
@jperezdelgado
Los damnificados anuncian demandas contra el Estado.

Los estragos de las inundaciones ocasionadas por el río Cauca el cual se desbordó por el punto crítico Cara de Gato, desde hace cuatro meses, siguen afectando el sector ganadero de Ayapel por el aumento de muerte de reses y búfalos porque no hay pasto ni alimentos como silo y melaza, generando pérdidas económicas incalculables.

De acuerdo con lo explicado por el ganadero y productor damnificado, Hernando Llanos Serra, la cifra de muertes de reses en las últimas semanas supera las 3.000 y se avecina una crisis sin precedentes.

Lea aquí: Por robarle la bicicleta matan a un venezolano en el barrio Bruselas

Dijo que frente a este problema la Federación Ganadera Nacional, Fedegán, Federación Ganadera de Córdoba, Ganacor y Ministerio de Agricultura, han estado de espalda y la situación tiende a agravarse porque el verano apenas está comenzando.

“Hay un ganado que ha llegado en mal estado por falta de pasto y donde se van a morir más animales, las reses han bajado de peso por cuenta de esta crisis. Las pérdidas son impresionantes en La Mojana porque hay unas 160.000 hectáreas que se han inundado”, explicó el ganadero.

Por su parte el ganadero, Abel Regino, dijo que el kilo de ganado en la actualidad tiene un precio de 2.000 pesos y antes de la creciente el costo era 6.000 pesos, ocasionando pérdidas para el productor.    

Los damnificados anuncian demandas contra el Estado y también protestas en carreteras porque esta inundación fue una tragedia advertida que pudo evitarse.

Cabe recordar que en el mes de septiembre del año anterior el viceministro de Asuntos Agropecuarios del Ministerio de Agricultura, Juan Gonzalo Botero, hizo presencia en el municipio para la entrega de silo para alimentación animal a 68 familias.

Para este domingo los agricultores, ganaderos y campesinos han programado una toma al sitio de Cara de Gato por donde se desbordó el río Cauca para verificar los avances de las obras que tienen como fin controlar este boquete el cual cada día que pasa es más profundo.

El año pasado los agricultores damnificados por la creciente del río Cauca en esta misma región le pidieron al ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, condonar las deudas con los bancos, porque las cosechas de arroz y maíz fueron arrasadas.

Según los agricultores afectados 1.860 son hectáreas de arroz que desaparecieron en el agua y las pérdidas ascienden a los 8.000 millones de pesos.

Fuente
Sistema Integrado de Información