Los bolardos fueron pintados con el diseño de las esferas del dragón del conocido anime japonés.
Johan Parra
21 Dic 2020 02:32 PM

"¡Sal Shenlong!": curiosas esferas del dragón aparecen en avenida de Barranquilla

Vanessa
Saldarriaga Soto
@saldarriagasoto
La escena hace parte de una intervención urbana realizada por gestores culturales del barrio Abajo, quienes piden por el fin de la pandemia.

Barranquilla está invocando al dragón que le cumple los deseos a Gokú. Siete esferas grandes, doradas y marcadas con estrellas aparecieron este fin de semana en medio del boulevard de la carrera 54, pero el cielo aún no oscurece. 

Se trata de una insólita escena recreada por un gestor cultural del barrio Abajo, quien decidió cambiarle la cara a los bolardos que funcionan como separadores viales, tras varios años de haber sido instalados con la promesa de ser piezas para arte urbano. 

Puede interesarle: Artistas colombianos evidencian la problemática ambiental que amenaza al país

Sin necesidad de un 'radar del dragon',  Johan Parra reunió las esferas con pintura y pinceles que compró, luego de hacer una colecta con sus amigos. "Es algo que hacemos sin pedir ayuda o donaciones, porque es para hacer atractivo al barrio Abajo", señaló el joven, quien destaca que este sector fue elegido en febrero, por el presidente Ivan Duque, como epicentro de desarrollo de la economía naranja. 

"Lo hicimos con este elemento del reconocido dibujo animado porque vamos a pedir el deseo de que se vaya el covid-19, que la humanidad cambie y sea mejor. Y Gokú siempre luchó porque el planeta y la humanidad sobreviviera, a pesar de las adversidades. Por eso elegimos ese símbolo", relató Parra. 

Puede ser de su interés: Villanueva (La Guajira), tiene el pesebre en movimiento más grande de la región

Consciente de que la humanidad no necesita una genkidama para salvarse, Johan agregó un par de esferas con tapabocas. Todo para recordar a los transeúntes que la solución está en nuestras manos, no para elevarlas y darle energía a Gokú, sino para salvarnos con medidas de autoprotección. 

"Coloqué unas con tapabocas para que la gente recuerde que debe usarlo constantemente en la calle y también pintamos uno de planeta Tierra, para que no olviden lo importante que es cuidar nuestro planeta", puntualizó. 

 

Lo paradójico de este relato, es que si fuera real la historia creada por Akira Toriyama, Johan se habría topado con las esferas más grandes y poderosas del universo; pues en el manga, las del planeta Namek son de gran diámetro (como las que pintó), lo que las hace capaces de conceder tres deseos, tal como lo que él tiene: el fin de la pandemia, una humanidad "mejor" y mayor conciencia sobre el cuidado del planeta. 

Fuente
Sistema Integrado de Información