Es la sexta vez que roban la miel pero primera vez que asesinan a las abejas
Cortesía; Apicultores
2 Mar 2021 08:32 PM

Envenenaron 4 millones de abejas para robar la miel en zona rural de Ciénaga

Adalis
Medina Lozano
@amedinalozano
El delito ambiental afecta a cerca de 30 familias que viven de la apicultura y pérdidas que llegan  al 30 millones de pesos.

Cerca de 4 millones de abejas fueron  asesinadas por desconocidos,  para robar la miel en una de las granjas dedicadas a la apicultura en el corregimiento de Cordobita, zona rural del  municipio de Ciénaga en el departamento del Magdalena, fueron 18  las colmenas las destruidas, y envenenadas irresponsablemente para llevarse la miel que es cultivada y cuidad por los campesinos del sector.

Los apicultores piden  el acompañamiento de las autoridades ambientales y judiciales, para dar con los responsables de este  crimen ambiental, lo que más preocupa  a los granjeros es  que  para robar la miel envenenaron no solo a las abejas sino a las  colmenas usando “lorsban” un insecticida  de alto contenido tóxico para las abejas.

Le puede interesar: Autoridades investigan doble homicidio en Santa Marta

“Queremos que no sigan permitiendo estos hechos, que no siga siendo el pan de cada día, que afecta a nuestro apicultores del Magdalena, a la comunidad le pedimos que no consuma, que no compre esta miel que está contaminada con este químico que se utilizaron para matar estas abejas” indicó a este medio radial Jhoana Zaens representante de los apicultores.

Los daños al medio ambiente son muchos aseguran los criadores, ya que se encuentran  en su  hábitat natural para la preservación de la especie, ya que ellas polinizan el 85% de los alimentos que consumimos, por lo cual es tan importante su preservación.

Lea aquí: Voraz incendio consumió restaurante en Santa Marta

Los afectados aseguran que  es la sexta vez que ingresan  a robar la miel,  pero esta vez  usaron el veneno para controlar a las abejas sin considerar los daños que esto causaría,  como a las colmenas, las cuales no pueden volverse a usar, y afectaciones de la salud a quienes consuman esta miel contaminada.

 Este delito afecta directamente  a 30 familias que  viven de esta actividad, deja perdidas de  cerca 30 millones de pesos  y más de dos meses de trabajo, se investiga si personas extranjeras que han sido identificadas por robar la miel en otras oportunidades puedan ser los causantes de este daño ambiental en esta zona del departamento del Magdalena.