Quemaduras por pólvora
Imagen suministrada
26 Dic 2022 10:24 AM

Preocupación en Cesar por aumento de lesionados con pólvora

María Alejandra
Vence
@alejavence
Con siete casos, Aguachica es el municipio donde se ha reportado más personas lesionadas.

Autoridades en el Cesar están en alerta por el incremento de personas lesionadas con pólvora en diciembre, siendo el caso más reciente en la celebración de nochebuena donde se registró cinco casos de quemados en los municipios de Valledupar y AguachicaEn lo corrido del mes ya se ha reportado veinte  personas lesionadas por manipulación de pólvora.  

Lea también: Fuerte temblor sacudió al Caribe colombiano este lunes; la magnitud fue de 4.3
    
El primer caso se presentó en el municipio de Pelaya, donde un menor de cuatro años de edad sufrió quemaduras de primer grado en una mano, y fue llevado a un centro asistencial; igualmente, un joven de 18 años, lesionado cuando manipulaba pirotecnia en el barrio Dos de Diciembre de San Martín, sur del Cesar el 3 de diciembre. 

Asimismo, durante las celebraciones del 7 de diciembre, Día de las Velitas,  En Codazzi, un joven que se encontraba departiendo en una vivienda, manipuló un artefacto pirotécnico que le estalló en la mano derecha y le amputó uno de sus dedos. Otro hecho similar sucedió en Valledupar, donde un menor de 17 años sufrió quemaduras superficiales en la mano izquierda. 

En Aguachica se ha registrado siete casos, convirtiéndose en el municipio con el mayor reporte de lesionados, seguido de Valledupar con tres. 

De acuerdo con un informe del Instituto Nacional de Salud (INS), el año pasado en el departamento del Cesar se registró un total de 34 personas lesionadas con pólvora. 

Como se recuerda, el Instituto Nacional de Salud informó que en las últimas horas ascendió a 503 el número de personas víctimas por el mal uso de la pólvora en el país.

Le puede interesar: Cero homicidios durante celebración de Navidad en Cartagena

Las autoridades recordaron a la ciudadanía que voladores, totes, mechas y chispitas, así parezcan inofensivos; representan un riesgo alto para que niños, niñas y adolescentes sufran graves quemaduras.