Se accidentó en su motocicleta
Cortesía
18 Mar 2021 05:13 AM

Otro accidente de moto apaga una vida en Bolívar

Orlando
Ramos Esalas
@ramosesalas
Durante 5 días batalló con la muerte pero esta terminó por llevárselo

El sábado 13 de marzo, cuando el municipio de Arjona, Bolívar cumplía sus 246 años de fundado, un hijo de esta tierra,  que conquistó el español Don Antonio de la Torre y Miranda, sufrió un trágico accidente de tránsito que le terminó apagando la luz de la vida en este mundo.

De acuerdo a la información conocida, es día, pasadas las 12 pm,  como de costumbre Jaider Torres Ochoa de 38 años de edad, quien vivía en el barrio Bonanza junto con su familia, en jurisdicción del municipio de Turbaco, al norte de Bolívar, se disponía llevarle el almuerzo a su esposa en dicha localidad, donde trabaja en una óptica, pero la tragedia se le cruzó en el camino y se lo impidió.

Puede interesarle: Murió mototaxista al chocar contra un camión

Torres Ochoa, conducía la moto de placas FOP 24E, color negro cuando se desplazaba a unos tres kilómetros de Bonanza, en el sector conocido como Villa Martha, cerca a los viveros, perdió el control del vehículo saliendo disparado y cayendo al asfalto de forma aparatosa.

El hombre fue auxiliado y llevado a los pocos minutos en una ambulancia hasta la Clínica Barú, en la ciudad de Cartagena, con un trauma craneoencefálico abierto y un riñón afectado, complicando su estado de salud y falleciendo en la tarde de ayer miércoles 17 de marzo. Batalló cinco días con la muerte la cual terminó llevándoselo de este mundo.

Lea también: Murió el decimero y verseador Astron Herrera en accidente de tránsito

Jaider Torres Ochoa, era oriundo del municipio de Arjona, donde nació y se crió en el barrio Las Delicias, donde sus familiares, amigos de infancia y conocidos, hoy lloran su pronta partida, quienes se preparan para darle su último adiós en en el Cementerio Municipal. 

Mientras una viuda y sus dos hijos menores, hombre y mujer, están destrozados  y no saben cómo reponerse de está pérdida, los arjoneros elevan sus plegarias a Dios para que les de la fortaleza que necesitan, y así puedan salir adelante.