El alcalde había declarado calamidad pública para la firma del contrato.
Procuraduría
21 Ago 2020 07:07 AM

Alcalde de Repelón (Atlántico) falleció por COVID-19

William
Vargas Velasco
@WillVargas05
Eduardo Polo Mendoza es el primer mandatario de Colombia que muere por el virus.

Tras permanecer cinco días en la Unidad de Cuidados Intensivos de una clínica en el norte de Barranquilla, el alcalde de Repelón (Atlántico) Eduardo Polo Mendoza falleció como consecuencia del COVID – 19. 

De acuerdo con sus allegados, el mandatario se habría contagiado hace algunos días, por lo que fue internado en un centro asistencial luego de presentar afectaciones en su salud por causa del coronavirus. 

Lea también: Procuraduría suspende al alcalde de Repelón, Atlántico

Los médicos del centro asistencial intentaron salvar su vida, pero con el pasar de los días se complicó al parecer por presentar la comorbilidad de hipertensión y falleció en las últimas horas. 

La gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera expresó profunda tristeza por el fallecimiento del mandatario, además destacó que siempre tuvo compromiso para derrotar la pandemia.

"Era un gran líder siempre estuvo en la primera línea de batalla. No sabemos en que momento se nos contagió, estamos muy triste por esta lamentable noticia", dijo la mandataria de los atlanticenses.

Durante los primeros tres meses de la pandemia, Repelón fue uno de los municipios del Atlántico que no reportaba casos de contagio de coronavirus, y comenzó a reactivar algunos sectores de la economía bajo las medidas de bioseguridad. El primer caso fue reportado el 14 de mayo. 

En el mes de julio, el mandatario a través de un decreto, decidió cerrar el palacio municipal y suspender la atención al público como medida preventiva ante el contagio de algunos funcionarios con COVID-19. 

Le puede interesar: Recompensa de 5 millones por autor de feminicidio en Barranquilla

Cabe anotar que a comienzos de julio, la Procuraduría General de la Nación le abrió una investigación y lo suspendió provisionalmente por tres meses por una presunta falsedad ideológica en documento público. 

Según la Procuraduría, el alcalde en el mes de marzo certificó la calamidad pública por afectaciones invernales al parecer en plena temporada de sequía.