Fiesta Clandestina
Cortesía
12 Ene 2021 08:53 PM

Sin autorización, empresarios de pick up desarrollaron fiesta en Cartagena

Angélica María
Cassiani Barrios
@Agkkssiani
Se conoció que más de 300 personas se encontraban en una bodega ubicada en el barrio La Perimetral, sin protocolos de bioseguridad.

El miedo al Covid-19 se ha perdido en Cartagena, así lo señalan muchos de sus habitantes que cuestionan a los ciudadanos que no acatan las medidas dispuestas por el gobierno local, para evitar la propagación del virus. 

La indisciplina social es evidente en el corralito de piedra, prueba de ello es el aumento de los contagios que tienen en alerta al personal médico de la ciudad.

Pese a que el alcalde William Dau, prohibió mediante decreto las fiestas, los bailes de pick up, las aglomeraciones y otras actividades que pueden convertirse en un riesgo para la salud de los cartageneros y visitantes; un grupo poblacional que “intuye ser inmune al Covid-19",  ha decidido no acatar las recomendaciones y en vez de guardarse en casa, cuidando a sus familiares, salen a buscar esparcimiento en "rumbas clandestinas", que albergan entre 300 y 500 personas. 

Le puede interesar: En el primer puente festivo del año más 16 mil personas visitaron las playas de Cartagena

Así ocurrió este fin de semana en la capital del departamento de Bolívar, jóvenes y adultos se congregaron en una bodega ubicada en el barrio La Perimetral, al ritmo de música y alcohol en su cuerpo, se olvidaron que el país y el mundo se encuentra inmerso en una pandemia. 

El secretario del interior, David Múnera manifestó que, los empresarios de pick up, no tenían autorización para llevar a cabo ese evento. 

"Las autoridades no me reportaron eso, no tenía conocimiento, hay que aclarar que ellos no tienen autorización, eso está prohibido en la ciudad", señaló el secretario del interior. 

Lea también: Alcalde de Cartagena solicitará al Gobierno Nacional aumento del pie de fuerza

El comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, general Luis Carlos Hernández, añadió, "es un tema de responsabilidad a la vida, el hecho de yo querer ganarme unos pesos en una noche en mi empresa, no voy a exponer a cualquier cantidad de personas (...) estamos muy pendiente a esos establecimientos, ya los tenemos identificados". 

Cabe señalar que esta no es la primera vez que los empresarios de pick up de la ciudad, desarrollan fiestas clandestinas en medio de esta pandemia, en el mes de noviembre realizaron una rumba en la Isla de Punta Arena, donde estuvieron más de 400 personas. 

Al igual que ahora, las autoridades no intervinieron y el gobierno distrital nuevamente dijo no tener conocimiento de esto.